Por Milo López

 

Transformers es parte de la sociedad. Es muy sencillo, cuando un producto consigue colarse fuera de los márgenes que le corresponden, y además vive más que otros productos, pasa a formar parte de la cultura pop, y eso es un mérito que pocas marcas pueden decir que tienen, sobre todo en el ámbito de la entretención, donde detrás de la capa de color y brillo, hay una lucha descarnada por destrozar al rival y ganar más; en la actualidad, en casi cualquier parte, de un rango de 0 a 60 años por lo menos, si muestras un robot que se convierte, te dirán que es un transformer , inclusive si la persona nunca en su vida ha visto o tenido nada que ver con el producto. El gancho que significa Transformers es innegable, pero al mismo tiempo, puede convertirse en una amenaza para su propia existencia, porque existe la posibilidad de que las nuevas generaciones vean la marca como algo antiguo, o que exige mucho conocimiento previo para iniciar, por lo que podrían abandonar; es por esto que la característica propia de los transformers, que es convertirse, ha servido para reinventar y reimaginar su propio concepto una y otra vez. En la pantalla y los figuras esto es algo constante, para alegría de los televidentes y fans, pero en las revistas tomó algo más de tiempo encontrar un norte correcto.

 

La historia.

La historia de los cómics de Transformers es antigua, más que la serie ochentera incluso, y se remonta al primer lustro de los ochenta, gracias a la editorial Marvel USA, antes del lanzamiento de la serie de televisión. Desde entonces, The Transformers subsistió por ochenta números hasta 1991, una nada despreciable suma, que además sirvió para establecer un canon para este universo; es importante aclarar que, por mucho que le duela a los fans de la serie, esta sólo es un largo compilado de comerciales de media hora, de ahí que esté llena de incoherencias e inconsistencias, y personajes que entran y salen de la trama sin explicación. Básicamente, Marvel contó una historia propia con los mismos personajes, pero haciendo un universo más rico que el televisivo.

El año 2002 la editorial Dreamwave tomó la posta con los comics Generation one, que plantearon un interesante reinicio de la historia, mezclando elementos de Marvel y la serie, y comenzado con la historia en cybertron, pero todo se derrumbó dos años después cuando la editorial entró en bancarrota.

Ademas de los crossovers con G I Joe, Marvel Uk desarrolló cómics, incluyendo a uno de los creadores de la historia en norteamérica, pero expandiendo el universo muchísimo más, con la astronómica cifra de 332 números que relataron una historia mucho más compleja, con universos alternos y la explicación de origen de muchos personajes.

Y el 2006, comenzó la historia que nos reúne en estas líneas: IDW.

Esta editorial se encuentra en el top 8 de editoriales de cómics; no es Marvel ni DC, pero esto es, probablemente, la causa de que diez años más tarde siga en pie publicado de forma regular un universo enorme y complejo, que va mucho más allá de lo que los ojos ven. Al no ser una casa tan grande, la presión es un poco (solo un poco) menor que en las otras, lo que significa que pueden desarrollar un proyecto a largo plazo y tomar riesgos que en uno de los gigantes correría riesgo de morir en muy poco tiempo.

 

La tarea de IDW fue clara: tenían permiso para comenzar desde cero, pero de verdad, creando un universo completo en donde nada era sagrado: no estaban obligados a mantener las facciones, características, ni siquiera los cargos, que podrían ser una carga, y al mismo tiempo, podían usar la propiedad intelectual de Hasbro para construir según lo que quisieran hacer. Sabiendo que no hay cosas sagradas, y que al mismo tiempo existen elementos que son interesantes y de los que se puede sacar mucho material, la editorial decidió ahondar en el conflicto político, social y emocional de una guerra, mostrando a los cybertronianos como seres vivos capaces de experimentar emociones, que tienen vida propia, ocupaciones, amistades, deberes, sueños, y también frustraciones, miedos y sueños no cumplidos. Agreguemos a esto diseños modernizados, libertad de dibujo, colores vibrantes y el trabajo de escritores, dibujantes, letristas y coloristas de primer nivel, y todo estuvo listo para presentar al mundo el complejo y siempre en expansión universo de transformers. Desde luego, este camino no fue fácil, y durante un par de años estuvo dando saltos entre el presente y el pasado, profundizando en distintos aspectos como el por qué de la guerra, cómo llegaron los Transformers a la tierra, quiénes son los traidores y héroes, llegando a dibujar una línea muy delgada entre bandos, lo que plantea conflictos como aquel de ¿Quién es realmente el enemigo? o En una guerra ¿Alguien gana?

 

 

En el apartado técnico, tenemos a grandes como Simon Furman, Zander Cannon, Josh Burcham, Alex Milne, Marcelo Matere, Nick Roche, Sarah Stone, Shane McCarthy, Guido Guidi, Stephen Baskerville, John Barber, Kei Zama, Jack Lawrence y Livio Ramonelli entre muchos otros.

 

A partir de ahora, nos encontraremos en esta sección dedicada a los cómics de Transformers, realizando en cada edición un breve repaso del argumento y trama, y un análisis del conflicto, los personajes, el apartido técnico, y desde luego, entregando datos históricos y comentarios que puedan ser de utilidad, todo esto dentro de una cronología ordenada según la aproximación más correcta, considerando que los eventos no fueron publicados en ese mismo orden y por lo tanto, puede haber algunos pequeños desfases. Cabe destacar que este orden es un tanto arbitrario de mi parte, guiado por los acontecimientos históricos; existen al menos otros dos modos de lectura, pero no profundizaré en ellos, ya que sería un caos para los nuevos lectores.

Sepan también que este será un camino largo, pero haré todo lo posible por aportar con todos los datos necesarios, para que cada análisis sea dinámico y entretenido, y al mismo tiempo permita en ustedes el nacimiento de las ganas de sumergirse en este fascinante mundo. Tal vez yo te cuente lo que sucede, pero la experiencia de lectura es completamente distinta, y sólo puedes vivirla tú.

 

 

Si te gustó esta nota, no olvides comentar, evaluar y compartir, para que más personas puedan acceder a este contenido, y si tienes preguntas, hazlas con toda libertad, para poder contestarlas en un próximo análisis.

Nos leemos en pocos días en el primer análisis: Megatron origin.

Comentarios