Empezaré con el dato crudo. No hay ninguna película realizada por Hollywood basada en comics con una protagonista mujer que sea buena. Y con “Buena” me refiero a que sea bien evaluada por la crítica o el público general. Ah y no, Persepolis no cuenta porque es Francesa.
Así es, ninguna. De hecho, antes de escribir esta nota me puse a investigar en Rotten Tomatoes, Imdb y similares a ver si encontraba alguna del género y que no ubicara, pero nope, nada.

Un dato bastante fuerte si me lo preguntan a mí. Sobre todo considerando que vivimos en un mundo donde se estrenan aproximadamente más de 4 películas en promedio dedicadas a este género (6 el 2014, 3 el 2015, 6 el 2016 y para el 2017 se esperan 6).

De hecho, la última película basada en un superhéroe femenino como protagonista es del 2005 y es Elektra. En total son 5 películas dedicadas a mujeres superhéroe como protagonistas, donde las otras 4 son Supergirl (1984) Tank Girl (basada en el comic de Alan Martiny  Jamie Hewlett, 1995), Barb Wire (basado en el personaje de Dark Horse Comics, 1996)  y Catwoman (2004).

Se podría decir que todas estas películas comparten un problema en común, los estudios no saben cómo se comportan los personajes de este tipo. Creer que el arquetipo de mujer heroes es el de mujer fuerte e independiente, que no necesita de un hombre”, se ha transformado en un problema que una y otra vez, los estudios demuestran no entender. Finalmente terminamos con productos que caen en la caricatura casi ridícula del superhéroe o antihéroe femenino.

Obviamente esto ha cambiado con el paso de los años. En este último tiempo hemos tenido historias con protagonistas fuertes y bien caracterizadas, como lo son Imperator Furiosa (MAD MAX: Fury Road), Jyn Erso (Rogue One), Katniss (Hunger Games) o incluso Moana (Disney). Todas ellas nos dicen que claramente pueden existir protagonistas con historias épicas.

Quizás lo más parecido que hemos tenido a una producción con una mujer superhéroe como protagonista, sea la serie de Netflix Jessica Jones que es parte del Universo Cinematográfico de Marvel aunque aún no forme parte de sus películas. Ella es la demostración que sí se pueden hacer historias interesantes sin caer en el cliché caricaturesco.

Ahora se preguntarán, por qué traigo esto al tapete. Y es que en unas cuantas semanas tendremos el estreno en cines de Wonder Woman, la primera película de una superheroina del mundo del comic, tras 12 años de espera. Y además es la primera película live action en solitario de la Princesa Amazona.

Para el género de superhéroes, esta película podría significar un gran paso hacia adelante en la incorporación de historias tan épicas como Superman o Capitán América, pero con mujeres como protagonistas principales. Wonder Woman es uno de los personajes más importantes en la historia del comic y sin embargo, había pasado completamente desapercibida por los estudios hasta el día de hoy.

Fue la necesidad de incorporarla al Universo Cinematográfico de DC lo que hizo posible su entrada. Y qué mejor que apareciendo de forma magistral en el film Batman V Superman, acompañada por aquella magistral música que la define a la perfección (cortesía de Hans Zimmer).

Y a diferencia de otros personajes de DC con decenas de series y películas dedicadas, Wonder Woman sólo cuenta con una serie de televisión más una película animada (2009). El resto es un piloto de una serie que, debido a su mala calidad, no alcanzó a ser exhibido.

La diferencia es gigantesca y, si me lo preguntan, no creo que el personaje sea poco interesante. Esto tanto con Wonder Woman como cualquier otro del estilo (por ejemplo, Black Widow en Marvel). Si no, que el problema es que no se le ha dado la oportunidad de mostrar qué tan interesantes pueden llegar a ser. Las historias de la Princesa Amazona son tan entretenidas y atrayentes, como lo pueden ser Spiderman  o Superman, pero hay que atreverse a mostrar de qué está hecha ella y así, interesarnos por su historia.

Si la película a estrenarse este Junio resulta buena, sería el fin de una maldición injustificada hacia personajes fuertes que fueron mal retratados. Esto sería quizás, el puno final a una lista de fracasos y la merecida justicia a personajes que nos han entregado tanto y mucho más.

Comentarios