Llega a Netflix la primera serie post-apocalíptica proveniente de Dinamarca, y bajo el simple título de La Lluvia (The Rain) nos cuenta sobre dos hermanos que se unen a un grupo de sobrevivientes que buscan seguridad y respuestas luego de 6 años de encierro para evitar al virus que aniquiló a casi toda la población.

Así como sucedió con Dark (de origen alemán), Netflix sigue en la búsqueda de ir variando su catálogo y nos trae este apocalíptico escenario en el país más feliz del mundo (según estadística) y nos muestra, en su primer capítulo, como una familia debe huir de su más mortífero enemigo, la lluvia (una tortura para mí, siendo que me gusta más la lluvia que el sol). Los padres de Simone (Alba August) y Rasmus (Lucas Lynggaard Tønnesen) los obligan a tomar difíciles decisiones, que hacen que ambos permanezcan encerrados durante 6 años, sin saber nada del exterior. Después de eso, deciden que es tiempo de salir y encontrar a su padre, pero se encuentran con que el mundo exterior es peor de lo imaginado.

Tal vez, dentro de los primeros 45 minutos, se nos entrega información que puede ser muy vaga y lenta, con escenas innecesarias para ser una serie (que dura 8 episodios) y tal vez es algo lenta a mi gusto, pero también hay que reconocer que nuestro paladar latino es diferente y está acostumbrado a sucesos y explicaciones más rápidas. Afrontémoslo, ¿habían visto alguna producción de origen danés?, yo no.


La serie está dirigida netamente a un público juvenil, y poco a poco, y con el correr de los episodios, vamos conociendo más detalles de los diferentes personajes y sus historias antes del apocalipsis, a través de flashbacks, y aunque con un guion un tanto flojo y errores no forzados de los protagonistas es una apuesta visual intrigante, aunque últimamente, crear un mundo post-apocalíptico que nos sorprenda no tiene mucho de original.

Falta lograr tomar cariño a algún personaje, uno con el que nos podríamos sentir identificados ya que los flashbacks que vemos, denotan un conflicto que no vemos representados en el ahora. Las actuaciones de sus jóvenes protagonistas son correctas, pero falta ese identificador, o enganche que te haga enlazar con el personaje. Todos los dilemas que cada uno de ellos tienen, los llevaran a encontrar respuestas contradictorias que afectan a los protagonistas y que se traducen en que no hay decisiones buenas ni malas, simplemente, consecuencias.

La Lluvia logra despertar suficiente interés para que querer saber más de una historia no tan novedosa gracias al ritmo con el que se desarrolla. Sus creadores apostaron por la inclusión de las redes sociales, historias de Instagram por ejemplo, para acercarse a los espectadores más jóvenes, quienes son realmente el público objetivo de la serie.

Finalmente, y como dije antes, no hay un desarrollo novedoso en la serie, ya que es un tanto previsible. A pesar de ello, evoluciona asciende hacia el final de la primera temporada, logrando despertar el interés por este mundo y el futuro de sus protagonistas.

Pero como siempre, ustedes tienen la última palabra, sean sus propios críticos.

Interesante.

Comentarios