El Universo cinematográfico de Marvel es sin dudas uno de los universos que más abarca en su continuidad sin importar los formatos, algunos comics, películas y series han sido los bloques que han construido a este coloso, cada una aportando desde su propia perspectiva para continuar la expansión.

Hace pocos días, la expansión siguió avanzando con la segunda temporada de Jessica Jones (mi favorita de las series de Netflix del MCU). Y después de ver la segunda temporada, quiero compartir mi opinión con Uds.

 

Después de los eventos ocurridos en Defenders, Jessica volvió a lo suyo, casi haciendo como si “Defenders” no hubiese sucedido, y con “lo suyo” me refiero a trabajar como investigadora privada, tener sexo descontrolado con cualquier tipo, beber hasta quedar tirada y ser una sarcástica de primer nivel. Todo normal, hasta que su amiga Trish, comenzó a investigar cosas sobre el pasado de Jessica y el origen de sus poderes. Lo que traería consecuencias para nuestra heroína, desde enfrentar a sus demonios internos (incluidas algunas caras conocidas) hasta luchar contra otras víctimas de estos experimentos.

Siguiendo fiel a su estilo, Jessica Jones no es una serie en donde el fuerte son las luchas y las coreografías de pelea, en donde los trajes de superhéroe no existen y los conflictos son mucho más enfocados a lo emocional y mental. Es una serie con mucho Neo-Noire. En donde New York es un personaje mas. Mostrándonos un mundo lejos de la gloria de los Vengadores y las amenazas a escala global. En donde la gente común tiene opiniones muy divididas sobre la gente con “dones” o los “Supers” muchos creyendo que ellos son una amenaza y en donde constantemente son mal mirados o incluso discriminados por sus dones (algo así como lo que pasa en X-men).

Pues, esta segunda temporada tiene eso y más. Pues, sabe desarrollar al personaje, a quienes lo rodean y respeta la continuidad del MCU (ya que según referencias de la misma serie, se sabe que esta temporada transcurre después de los eventos de la Civil War).  La segunda temporada de Jessica Jones es también una de las historias del MCU más oscuras y más complejas de todas, en donde constantemente se le pregunta a los personajes y al espectador “¿Qué es lo correcto?”, “¿Qué es ser un héroe?”, “Que otras alternativas existen para lidiar con los villanos que no sean matándolos?” (Como pasó con Killgrave en la primera temporada).

Y es ahí en donde Jessica Jones se transforma para mí en una de las mejores historias del MCU, ya que Jones, tiene millares de defectos y trancas. Jones no se define a sí misma como una heroína (esto es demostrado en “Defenders” de igual forma), si no que busca constantemente distraerse de sus problemas y de su vida. Pero aun así es capaz de intentar ayudar a los otros. Y es justamente eso lo que la hace un personaje fascinante. Porque en su esencia, es como cualquier persona que ha pasado por problemas grandes.

 

En resumen, La segunda temporada de Jessica Jones es una de las series más aterrizadas que hay en cuanto a historias de superhéroes se refiere. No solo por el enfoque de lo que significa ser distinto o por su ingeniosa manera de cuestionar el significado del concepto “hacer lo correcto”. Si no que porque además logra crear un lazo con una personaje que podría ser perfectamente uno de nosotros.

Comentarios