Josh Brolin ha interpretado el papel de Thanos durante todo el largo y divertido camino que nos ha traído a Vengadores: Guerra del Infinito, sin que lo hayamos notado demasiado ha participado de varias de las películas que integran las distintas fases del Universo Cinematográfico de Marvel y la presencia de Thanos ha sido un fantasma inquietante durante todo el camino de nuestros héroes y su personaje está ligado completamente a las poderosas y temidas Gemas del Infinito. Un tesoro milenario que le ha dado forma al MCU y sus historias y que muy pronto lo veremos colisionar en la película que dará fin a una década completa de películas de superhéroes que se han ganado el corazón del público, no solo del público entendido de cómics sino que de un público más general que ha vibrado con estas cintas durante diez años.

Hay muchísima expectativa respecto a este, uno de los villanos más poderosos e invencibles, a quien por fin podremos conocer a partir de fines de abril en todo su esplendor, conocer sus motivaciones y su poderío, pero Brolin tiene un desafío mucho mayor, ya que en sus manos se encuentra la responsabilidad de interpretar a un villano de peso, que debe eclipsar al resto de los “malos” que hemos visto en las películas en esta década de espera.

El actor, a quien vimos en Hombres de Negro 3 interpretando a un joven Agente K, pero que tiene una carrera que comenzó en 1985 en la clásica Los Goonies, pasando por joyas como Sin Lugar para los Débiles y Gángster Americano, nos cuenta sobre su proceso para la creación del personaje y lo que debemos esperar de Thanos en Guerra del Infinito:

¿Qué es lo que quisiste traspasarle a Thanos?

“Complejidad. Pienso que hay una vulnerabilidad natural que sentí que los Hermanos Russo también vieron y comenzamos desde ahí a sacarle provecho a la dicotomía natural de lo que es ser un “chico malo”

Así que creo que encontramos algunos matices y no solo gracias a mí. Los Russos son geniales en eso.”

¿Cómo encontraste ese balance respecto a cómo querías interpretar a Thanos?

“Marvel me dio mucha más libertad de la pensé. Pensaba que dado que esta es una película Marvel, dado que se rige por storyboards de modo tan específico e intrincado que me dirían esto debe ser así y así es como debe ser. Y no fue para nada así. Ellos vinieron y me transmitieron los lineamientos generales ¿Qué te gustaría hacer?

Tuve una reunión inicial con los Russos cuando comenzamos. Estábamos en un escenario vacío y grande cuando llegué por primera vez y me puse a hablar de una manera super formal y rígida como Thanos. Me dijeron entonces que solo hablara naturalemente con ellos y mientras me sentía más cómodo, ellos iban cortando cualquier formalidad que tuviera. Y yo pensaba ¿en serio? Así que comenzamos haciendo eso.

Desde el punto de vista de la actuación, ha sido un verdadero laberinto encontrar mi camino y un verdadero desafío en el buen sentido de la palabra. Esto ha expandido mi imaginación como nada de lo que haya hecho anteriormente porque se debe imaginar completamente mientras uno se encuentra en un traje de captura de movimiento.”

¿Nos podrías dar una pequeña perspectiva general sobre Thanos en Guerra del Infinito?

“Él va por las Gemas del Infinito. Él quiere todo el poder, bajo la premisa de tratar de arreglar el universo. Él está tratando de balancear el cosmos. Y haciendo eso, debe destruir muchas cosas. Es un personaje interesante. Es alguien que no parará hasta que consiga lo que quiere. Se les recordará que él sí tiene un corazón, y pueden llegar a empatizar con él. Luego se darán cuenta que es el peor villano que ha existido porque está dispuesto a llegar a cualquier lugar para hacer real su visión. Hay algo más que lo alimenta, lo que es divertido de la película es tratar de averiguar qué es.”

Guerra del Infinito llega a nuestra cartelera el 26 de abril en los mejores cines.

Comentarios