hiroshi

A los 85 años de edad, y victima de una Neumonia, fallece en Kyoto una de las personas más visionarias e influyentes de la industria Gamer, el señor Hiroshi Yamauchi. Su legado trasciende más allá del que pudo haber dejado en su propia compañía,  que incluye la creación de la influyente Family Computer (Famicom, Nintendo Entertainment System o NES en USA) y estar al mando de la empresa familiar por más de 50 años (hasta el 2002), dando la pauta de las decisiones actuales de la empresa nipona.

Yamauchi, con 21 años, queda a cargo de la empresa familiar Nintendo, legada de su bisabuelo, en 1949. Nintendo era una compañía dedicada a los juegos de cartas Hanafuda, hechas de raíces de arboles, decoradas a mano, y que servían para juego de apuestas, que incluso los Yakuzas adoraban (de hecho, Yakuza significa “8-9-3”, una mano que pierde en una partida de Hanafuda). Frente a la crisis del negocio a principios de los años 80, fue la visión de este joven empresario la que vio la oportunidad en el mundo de las consolas y se aventuro a la creación y venta de la Family Computer, por ahí en 1982, transformando la compañía dedicada a la producción de cartas de juego al gigante de los videojuegos que es hoy.

El ex presidente de Nintendo era un empresario, no un Gamer. El muchas veces dejo en claro que no entendía los videojuegos ni la afición por ellos. No entendió las filas de personas que hacían fila para comprar la sucesora de su primera consola: Super Famicom (Super Nintendo por estos lados) ni el éxito que esta alcanzo. Tras alzas y bajas en las ventas, consolas exitosas y fracasos comerciales, el 2002 se retira con el escueto mensaje “No me quedan más energías”, dando paso al siguiente presidente, el influyente por igual Satoru Iwata, actual COO de la compañía.

No importa si tu consola predilecta es de la competencia, o si ni siquiera estuviste vivo para jugar en alguna consola antigua de Nintendo, gracias a su liderazgo frente a una crisis interna cambio el rumbo de su compañía a aquel que salvó el mercado de las consolas (tras el declive de Atari en los 80) y formo a los actuales desarrolladores de juegos, tanto de Nintendo como de las compañías que compiten o programan externamente para ellos. Fue el quien entendió que las consolas no son lo importante, sino el juego que son capaces de soportar, y que estas no deben ser tratadas sino como objetos de arte. Para él, eran necesarios artistas, no simples programadores, para hacer exelentes juegos.

 

Comentarios