Porque esta fiesta no hace más que crecer en la vida y en la pantalla.

México es cuna de diferentes tradiciones. Una de las tradiciones probablemente más llamativa y que cada vez se está representando más es el día de muertos.

¿Se han fijado que para cada Halloween son más personas que se pintan como calaveritas con arreglos florales? Eso es día de muertos. Sin embargo, es mucho más que simplemente pintarse como calavera, esta celebración va mucho más allá.

La muerte es uno de los misterios que más nos ha intrigado como raza humana a través de la historia. Y México es uno de los lugares que, probablemente más venera y honra eso. México es un país rico en cultura y tradiciones; uno de los principales aspectos que conforman su identidad como nación es la concepción que se tiene sobre la vida, la muerte y todas las tradiciones y creencias que giran en torno a ellas. Para comenzar esta celebración, no viene de años sino de SIGLOS. Es más, esta es una tradición precolombina. Y solía durar varios días. Y pese a que en su momento los españoles rechazaron estos ritos, con el tiempo, y gracias al sincretismo, nunca se dejó de celebrar.
Ahora entonces vamos a relatar que es este mito.


La fiesta de los muertos es precedida por la dama de la muerte, la diosa Mictecacíhuatl –no intenten leerlo en voz alta- y que actualmente, y gracias a José Guadalupe Posada un gran caricaturista e ilustrador mexicano, la conocemos como La Catrina. Ella, junto al Señor de la tierra de los muertos, su esposo, Mictlantecuhtli contemplaba como la gente se unía en torno a esta celebración que era dedicada a los niños y a las vidas de parientes fallecidos. 

En la mitología azteca, Mictecacíhuatl es la reina del Mictlán, la región de los muertos. Ella junto a su rey les da la bienvenida a todos aquellos que mueren por causas naturales. Pero antes de llegar a ella, los difuntos, ya sean nobles o plebeyos o ricos, deben atravesar un largo y doloroso viaje por el Camino de los Muertos. Una vez que terminen su trayectoria se encontraran con los reyes del Mictlán quienes le permitirán disfrutar del descanso eterno.
Uno de los aspectos más interesantes que descubrí al leer sobre el mito es que a diferencia de la creencia cristiana en que existe el cielo y el infierno, en el mito mesoamericano de día de muertos señala que había diferentes lugares al que las almas iban dependiendo del tipo de muerte que tenían. Por ejemplo, al Tlaocán llegaban aquellas personas que morían en alguna situación relacionada con el agua. Otro lugar era el Omeyocan, residido por el dios Huitzilopochtli, en donde se vivía en paz con el sol brillando y después de años, aquellas almas volvían a la tierra como pájaros multicolores.


Los entierros en aquellos tiempos eran acompañados por ofrendas con los artículos que la persona usaba en vida y otros que podría usar en el camino que le esperaba. Este día varía en la forma de celebración en los distintos estados de México, y por supuesto, ha ido cambiando con el paso de los años pero el mensaje es el mismo: con el día de muertos, se busca rendir homenaje a quienes ya no están con nosotros, celebrarles el hecho de que vivieron y que justamente la muerte no sea un pretexto para hacerles saber que han sido parte de la historia de sus familias. Eso es justamente lo que llama tanto la atención a otros países de esta costumbre: La fecha no remite a una ausencia, sino a una presencia viva que ha trascendido a la eternidad; la muerte es una metáfora de la vida que se materializa en el altar ofrecido: quienes hoy ofrendan a sus muertos serán en el futuro invitados a la fiesta.

Ahora, se preguntarán, y con mucha razón, ¿A qué viene toda esta introducción hablando del día de muertos, Kobato?

Es justamente a propósito del reciente estreno de la compañía del ratón Miguelito. Sí, estoy hablando de Coco.
Resulta innegable que, tras todo lo que ahora sabemos de esta festividad, venía siendo extraño que el ratoncito no quisiera hacer una película, y la hizo, un proyecto que esperaba desde el año 2012, que por supuesto no estuvo exenta de controversias. En su momento, Disney quiso patentar la fecha para hacerla suya, y sacar línea de productos, para comercializar su película en el futuro. Afortunadamente desistió, ya que esta celebración, en 2008 fue nombrada como una “obra maestra del patrimonio de la humanidad” por la UNESCO. Y Disney decidió hacer las cosas bien: ir a México, explorar su cultura, su gente y crear una nueva historia que contar.
Ahora la siguiente pregunta que seguramente se querrán hacer: ¿Es la primera película que trata del día de muertos o que la incluye?
No. Sin duda la nueva apuesta Disney/Pixar toma esta festividad y la hace la trama central pero no es la única. El día de muertos ha estado en el cine desde hace mucho tiempo.


La película y novela Bajo el Volcán de 1984 se desarrolla en México justamente cuando están celebrando día de muertos. Eso sucede también en The Crow: City of Angels, segunda parte de El Cuervo, se maneja la trama durante la celebración de este día. Hay más ejemplos como este, como en Érase una vez en México, o Blood In Blood out, incluso Scooby Doo, existe la película Scooby-Doo y el monstruo de México los personajes principales son invitados a un desfile de día de muertos en Veracruz.
En el mundo de los videojuegos, el juego de computadora Grim Fandango de Tim Schafer (1998), el personaje Manny Calavera habita en la tierra de los muertos y debe realizar un largo viaje lleno de aventuras para alcanzar el descanso, e incluye muchas alusiones visuales y temáticas a la celebración. De hecho, el título original del juego era Deeds of the Dead (Voluntad de los muertos).
Y en las novelas también, en Days of the Dead, de Barbara Hambly, se desarrolla un Día de Muertos, en 1835. Y también, en El árbol de la noche de brujas, de Ray Bradbury, los personajes contemplan la forma en que se celebra el Día de Muertos.


En la televisión también este día ha sido mencionado en series como Mucha lucha o las aventuras de Manny Rivera, ambas poseen capítulos especiales que se desarrollan en esta fecha especial.
Regresando al mundo del cine, la película mexicana de animación La leyenda de la Nahuala narra una historia que tiene lugar el 1 de noviembre de 1807. También está el cortometraje Hasta los huesos, de René Castillo, hace alusión al culto de la muerte en México.


Otras películas como All souls Day (Día de los Muertos) de Jeremy Kasten, transcurre íntegramente en México durante la celebración del Día de Muertos, o en Spectre, película de James Bond hay una escena en que está en un desfile de esta festividad, y sucede incluso en Batman v Superman, cuando este último salva a una niña de un edificio en llamas en Ciudad Juárez mientras todos estaban en el festejo.

Como ven la fecha no ha pasado indiferente de las pantallas, ya sea de televisión, o del cine.
Hace unos años, se estrenó El libro de la vida, película de la que se dice, Coco posee ciertas similitudes con ella, pero que en realidad no es tan así.
Sí, ambas películas se desarrollan en el mismo día, porque ese es el punto. Comparten eso justamente porque es la fiesta que quieren presentar, porque, no por nada ha durado tanto tiempo ¿no les parece? Tanto para el equipo realizador del Libro de la vida como para el equipo de Coco querían presentar lo que es esta fiesta, lo que representa no solo para la gente que ha vivido en México con esta tradición toda la vida, sino también con las personas que la están adoptando, que la han comenzado a celebrar.


El día de los muertos representa la vida, representa decirles a todas aquellas personas que amamos que ya no están, que siguen aquí, que podemos volverlos a recibir una vez más y disfrutar este día a su lado, y que da igual cuanto tiempo pase, los recuerdos siguen ahí porque al fin y al cabo, esta es una celebración que habla del amor. En ambas películas lo tratan, el amor familiar, el amor de amigos, el amor de pareja –aunque este último se ve solamente en el libro de la vida- Significa recordar, significa ver de manera más alegre algo que siempre será un misterio.
Al final es… una celebración a la memoria, un ritual que privilegia el recuerdo sobre el olvido.
Y si en el futuro hay más películas que nos quieran enseñar eso, bienvenidas sean.

Comentarios