Alien: Covenant es el flamante estreno de este jueves, una película de ciencia ficción dirigida por Ridley Scott y escrita por John Logan y Dante Harper, basada en la historia de Michael Green y Jack Paglen. Corresponde a una secuela de la película de 2012 Prometheus y la segunda cinta de una serie de precuelas programadas de Alien. Protagonizada por Michael Fassbender, Katherine Waterston, Billy Crudup, Danny McBride y Demián Bichir, está dentro de los estrenos más esperados del año para todo amante del Sci Fi y en especial a los fanáticos de las películas originales.

 

Sinopsis
En 2104, la nave colonial Covenant, con 2000 colonos y 1400 embriones a bordo, se dirige al remoto planeta Origae-6, asistidos por el androide Walter. Una onda de radiación neutrónica daña la nave, matando al capitán y despertando a la tripulación. Mientras reparan los daños, la tripulación detecta una señal de radio de origen humano procedente de un planeta cercano que aparentemente no tiene vida. En contra del criterio de Daniels, la experta en terraformación, el capitán Oram, oficial ejecutivo de la nave, decide investigar.
La tripulación de la nave colonizadora Covenant, descubre lo que creen es un paraíso inexplorado, pero en realidad es un mundo siniestro y peligroso. Cuando destapan una amenaza que va más allá de su imaginación, deberán intentar hacer un escape desgarrador.

Reseña
Scott regresa después de cinco años con esta nueva cinta a la gran pantalla luego de Prometheus, ambas películas cuentan a forma de precuela, una historia aparte que precede a los eventos de Alien, pero que no está directamente relacionada con las películas de la franquicia.
Si bien Prometheus no fue de gusto de todos, personalmente la encuentro una fabulosa película  Sci Fi incomprendida por los espectadores que me gusta mucho. En el caso de Alien Covenant, tengo opiniones encontradas.
Siempre se habló mucho que esta película contestaría interrogantes que por años han tenido los fanáticos y aún cuando te da una respuesta de algunas en algún momento de la trama, no lo hace del todo (me parece bueno, pues mantiene el misterio y se supone que deberíamos esperar una tercera cinta en el futuro).
Me encantó el rol de Fassbender como droide que muestra un rollo existencialista bien desarrollado y una actuación a la altura. El pero, es que dentro del argumento, hay circunstancias que no me cuadran, especialmente por las características de la tripulación. Hay decisiones que toman, que no van en sintonía con la experticia de sus miembros. Lo que ocurre es que sirven para ir generando los acontecimientos que deben naturalmente ocurrir a lo largo de la cinta. Si la película la hubiera visto con mi madre, ante esta sensación me hubiera dicho: “Pero Maca, es película….” Esa era siempre su respuesta a cualquier inconsistencia o flaqueza de una trama…
Tiene buenas escenas de acción, vemos al monstruo moverse y aterrorizar en todo su esplendor. Con escenas bien atractivas visualmente, acción, persecución y suspenso. Aunque en esta entrega se cambia un poco la forma de evolucionar del monstruo. Hay Facehuggers, Alien grandes, otros más pequeños, para todos los gustos.
Se agradece que sea una película de no más de dos horas. Pues no es la típica película actual a las que muchos jóvenes fanáticos están acostumbrados. Scott se toma su tiempo para ir revelando la historia y personajes en un formato del Sci Fi clásico. Por lo que puede que a muchos jóvenes fanáticos les podría parecer lenta, pero los fanáticos más maduros disfrutarán justamente esto. Una película más parecida en algunas cosas a las dos primeras, tanto en estética como timing, la música en algunos puntos también lo hace. Me gustó mucho el rol de Daniels, muy en la onda de Weaver en su tiempo (personalidad y look).
En síntesis, no es una película que deje a todos contentos, tiene cosas muy buenas y otras no tanto, por lo que depende de lo que busque el espectador. Personalmente no es mi favorita de la saga Alien, pero vale la pena darle una vuelta, en especial pues cierra los cabos sueltos que en cierto modo quedaron en Prometheus.

Comentarios