La nueva entrega de Metal Gear dio mucho que hablar mucho antes de su lanzamiento el pasado 22 de febrero, en que por primera vez Hideo Kojima no sería la mente directiva a cargo después de toda la historia de la saga. ¿Estará el spin-off a la par de sus antecesores?

A pesar de que ha sido uno de los juegos con peores ventas en formato físico, lidera las ventas digitales para PS4 en Japón. Al comenzar a jugarlo en mi consola Sony, decidí dejar de lado todas las críticas previas que había escuchado (no necesariamente positivas) sobre Survive.

La premisa del juego nos posiciona como un soldado que tras ser tragado por un hoyo de gusano nos lleva a otra dimensión. Un mundo lleno de “errantes” nos espera, personajes similares a los zombies con un cristal rojo en lugar de cabeza (por una razón predecible de diseño).

A partir de este momento la historia se sigue explicando de forma vaga e implicando complejidad socio-política de una manera forzada, que profundidad no tiene.

Se nos da la oportunidad de nombrar y elegir el sexo de nuestro soldado, cosa que se agradece, pero no ofrece un mayor nivel de personalización.

Nuestro objetivo principal durante todo el juego: mantenernos con vida. A medida que se avanza se puede apreciar lo acertado del nombre, ya que no solo se debe lidiar con los enemigos, sino también con mantener estables nuestros 3 medidores de necesidades.

 

El hambre, la sed y la falta de oxígeno son necesidades que tenemos que aprender a administrar de una forma adecuada.

Por ejemplo, el agua sucia o la carne cruda de los animales cazados pueden llevar a tu protagonista al límite, produciendo vómitos cada cierto tiempo y así va aumentando la dificultad de las misiones, por lo que no es raro morir en una primera instancia ya sea por enfermedad, hambre o sed.

A medida que avanza el juego se adquieren habilidades que hacen más ameno el proceso de supervivencia como cocinar, aún así lo escaso de los recursos mantiene al jugador en constante tensión.

La curva de dificultad inconstante, sumado a lo tedioso que se vuelve en sus largas misiones hacen que la experiencia de juego no sea agradable, además de convertir inviable el gameplay de sigilo ya que se está contra el tiempo y los recursos.

Luego de todas las dificultades, tenemos la extraña opción de materializar una cerca de la nada, lo cual limita nuestro arsenal de armas (bat, martillo, machete y lanza) a solo la lanza, que nos permite golpear a nuestros enemigos a través de la estructura construida con anterioridad.

Se vuelve muy tedioso mientras se avanza, cosas que no es necesariamente buena sumado a la floja historia.

Un juego que te da muchas opciones pero que a final de cuentas las vuelve inviables y obligándonos a seguir un solo camino, que trata de abarcar muchos elementos pero en la ejecución no los logra mostrar de forma adecuada.

La única forma en la que se puede disfrutar Survive es siendo tu primer acercamiento al mundo de Metal Gear, ya que posee muchos elementos de juegos actuales que llaman la atención. Si eres fanático de la saga es un titulo que debes tener en tu estantería, pero que deja mucho que desear en comparación a las aventuras que Konami nos había entregado anteriormente.

 

Comentarios