Atómica (Atomic Blonde) es la última película de Charlize Theron, una cinta de espías en Berlín de 1989. Escrita por Kurt Johnstad, se basa en una novela gráfica del 2012 llamada “The Coldest City” de Sam Hurt. La historia apunta a una espía que debe hacerse de una lista de dobles agentes en la atribulada Berlín previa caída de su famoso muro.


Su director David Leitch, cuyo trabajo en esta cinta es el primero como director, desde un inicio tomó a la música como un elemento para convertir esta historia de la guerra fría, en un Triller de espías. Dada su ambientación ochentera, su protagonista, la promesa de peleas épicas y una matadora banda sonora, ha sido una película muy esperada en el hemisferio norte que termina su temporada de verano.

 

El Soundtrack estuvo a cargo del compositor y productor musical Tyler Bates un profesional que ha intentado dar pauta en la forma que la música puede ser usada para lograr una experiencia cinematográfica. En este caso lo hace de la mano de clásicos como New Order, David Bowie, Nina Haggen y Peter Shilling entre otros, pero incluyendo también nuevos artistas con covers.

 

Leitch ha declarado que desde que leyó el material del proyecto comenzó a imaginar lugares, situaciones y escenas en un rompecabezas donde la música tomaba un rol protagónico y determinante para lograr narrar la historia y crear el ambiente preciso. Un proceso creativo que para éste resulta a veces difícil de explicar. Tyler Bates quién también estuvo a cargo de la música de John Wick, cooperó desde un inicio con el proyecto en busca de una banda sonora que acoplará bien a la trama y fue quien encontró a los nuevos artistas, dispuestos a regrabar determinadas canciones clásicas.

La principal inspiración del director fue recordar el Berlín de la época en que transcurre la cinta. Un momento en que dicha ciudad estaba llena de música y arte.

Dado que Berlín es una ciudad llena de subculturas, la música juega un rol importante. Tras notar que la música se tornaba un elemento fundamental, comenzó a reunir un Playlist con notas y pistas específicas que le pudieran ayudar a contar la historia visualmente. De hecho, llevó esos temas al set y filmaron las escenas con ellos sonando.

Otro tema es el gran esfuerzo que significó obtener los derechos de 15 pistas ochenteras para la película. Algunos productores pensaron que sería una tarea difícil y aún más por un tema de presupuesto. Pero tras mostrar el resultado del film y la obstinación del director por conseguirlas llegaron a buen puerto.

Si eres un fanático de los años ochenta y más aún, un melómano, sin lugar a dudas la música de esta película te encantará. Una mezcla un poco impresionista, como la denomina David Leitch. La idea es que a esta visión de los ochenta pudiera dársele contemporaneidad, motivo por el que se optó por hacer cover de algunos temas con nuevos artistas. El mismo trabajo se realizó en el ámbito del vestuario.

No todos los temas son exactamente de fines de la década. De hecho la onda New Wave es más bien de inicios de la misma, pero empalma bien en la película. Para su director lo hace, al ser una onda al igual que la electrónica que se encontraban en el ADN del Berlín de la época. Por lo mismo es que los temas se sienten correctos con la dimensión temporal de la historia. Lo mismo ocurre con Bowie, un artista que desarrolló su carrera y pasó mucho tiempo en Berlín, lo que hace imposible no hacer la relación del lugar con éste.

Tomando en cuenta que un track específico puede traer consigo un contexto emocional importante, se puede aprovechar esto para que la audiencia se transporte, en especial si se adjunta un material visual especifico. De esta forma es posible comunicar más que mil diálogos y Leitch se la jugó en ese sentido confiando en su instinto.

La película coincide con los tiempos que corren y el clima mundial actual, el director nunca pensó al embarcarse en el proyecto que eso ocurriría. Al menos declaró que nunca estuvo en proyecto utilizar la película para enviar un mensaje en ese contexto.

Los invito a ponerle oído a este tremendo Soundtrack que pueden encontrar en Spotify, para que se comienzen a preparar para su próximo estreno el 31 de agosto.

 

Comentarios