Cuando hace un par de años se anunciaba que una película sobre la vida de Van Gogh se estaba produciendo y  que sería además una película animada pero con una peculiaridad, seria completamente animada usando pinturas al óleo y que Más de 120 pintores fueron reclutados para pintar los cuadros que formarían parte del film.  Yo perdí la cabeza, necesitaba ver esta película si o sí. Pues Cinco años de trabajo tardo en completarse este ambicioso proyecto. Fui a verlo, y si me permiten decirlo, es una maravilla.

 

La historia trata del hijo del cartero de Vincent Van Gogh, a quien se le encarga la misión de entregar la última carta del pintor a su hermano. En su viaje se irá encontrando con personajes y situaciones que le harán cuestionarse las circunstancias mismas de la muerte del pintor.

La película es un deleite visual para todos quienes aprecien de alguna forma las artes visuales.
Los colores, las texturas logradas con la técnica del óleo, la atmósfera lograda en el film es sin duda como estar dentro de un cuadro pintado por el mismo pintor.  Para lograr esto  en la sola realización de este film se usaron aproximadamente 65.000 cuadros pintados (y la mayoría de ellos no pudo sobrevivir al proceso de realización del film).

 

Si bien la gran ventaja que tiene esta película en comparación con otras de animación, es sin duda la técnica usada para hacer cada fotograma, la historia se siente genuina y con toques de drama bastante emocionales, hay una intriga y misterio dentro de cómo se hila la historia que por un momento te hace pensar que ves una película de detectives.

Cabe mencionar que los personajes y las locaciones de la película están basados en pinturas famosas del artista. Lo que lo hace sentir un homenaje mucho más potente cuando eres capaz de reconocer alguna de esas pinturas adquiriendo vida en el film. Además, la película es  musicalmente correcta, proporcionando un ambiente que en todo momento ayuda a tragar mucho mejor las emociones entregadas.

 

 

En lo personal la sentí una película excepcional, que sin duda me hubiese encantado que más cadenas de cine hubiesen mostrado (y que se hiciera en lugares más céntricos y no tan tirados al sector oriente de la capital)Si no la ha visto, corra al Cinearte Normandie, ahí la exhiben por solo $2.000, y le aseguro que son las mejores dos lucas que Ud. gastará  ese día.

 

Un excelente homenaje, para uno de los mejores pintores de todos los tiempos.

 

Comentarios