No es Iron-Man. No es Hulk… ni siquiera Ant-Man. El Universo fílmico Marvel sigue en expansión, y toma su más arriesgado paso hasta la fecha. “Guardianes de la Galaxia”, protagonizada por una galería de personajes que están lejos del “elenco principal” de la Casa de Ideas, pretende sorprender en crítica y taquilla… Y diríamos que lo está logrando. La revisamos, cortesía de Cinecolor Chile, y te la comentamos aquí sin spoilers ni verdad absoluta.

guardianes españolTal vez hacer una película sobre los Guardianes de la Galaxia no sea “raspar la olla” del Universo Marvel (Squirrel Girl, te estoy mirando), pero definitivamente podría verse así en el papel. Una reinvención de un equipo sesentero que hizo su debut hace unos 6 años apenas, difícilmente suena como material para Marvel Studios, que cuenta entre sus líneas con varios de los personajes más emblemáticos de la Cultura Popular. Quizás es precisamente ahí donde radica la genialidad de “Guardianes”: Nadie (o “no todos” para no herir ninguna susceptibilidad ultra-ñoña)sabe muy bien quienes son o de que van… y Marvel encontró en sus páginas la libertad perfecta para generar uno de sus más entretenidos y vibrantes trabajos. “Guardianes” nos cuenta la historia de “Star-Lord” (Chris Pratt, a quien deben acostumbrarse a ver desde aquí en adelante, pues se viene como el rostro del año…) un niño huérfano ochentero abducido por extraterrestres que vive su adultez como mercenario intergaláctico… básicamente el sueño de todos los niños ochenteros. En su camino de algo torpe aventurero a sueldo, se topará con una misteriosa reliquia deseada por el malvado Imperio Kree (todo un referente en el Universo Marvel), y tendrá que formar alianza con la mortífera Gamora (Zoe Saldana de “Star Trek”), el brutal pero noble Drax (Batista, que lo hace bastante bien luego de su tímido retorno a la WWE) y la genial dupla de Rocket Racoon y Groot (voces de Bradley Cooper y Vin Diesel) una suerte de reencarnación de Han Solo y Chewie destinada a robarse los corazones del público. El director James Gunn derrocha amor hacia sus propias referencias, y no debe distraerse con forzosas claves comiqueras (que siguen estando ahí, pero sin molestar) para dedicarse a full a entregar una aventura de comedia en clave Space Opera, Espagueti-Western lleno de personajes encantadores, Cultura Pop, música de los 80s, gran acción y efectos. Muchos han comparado a “Guardianes” con “Star Wars”… pero sería más preciso decir que “Guardianes” se parece a lo que sería una versión de “Star Wars” donde los personajes se saben dentro de “Star Wars”. Star-Lord no es Han Solo, es un cosplayer de Han Solo, viviendo su propia guerra intergaláctica entre oscuras fuerzas (que tendrán impacto en el resto del Universo Marvel, si o si), y las fuerzas de la luz encarnadas en los Nova Corp… y gozando como un niño cada segundo de ello. Esto, sumado al carisma de su ensamble (con mención especial a Groot, que ya tiene a los ñoños de todo el Mundo fascinados), hacen que “Guardianes de la Galaxia” sea un imperdible por derecho propio, lejos de las restricciones y obligaciones impuestas por “Los Avengers”. Libertad que permite a los espectadores casuales disfrutar sin perderse entre tanta referencia, y a los fans disfrutar sin culpa, reconociendo personajes y objetos para su deleite en un viaje 100% divertido para ambos.

La verdad es que revisar el patio trasero de Marvel nunca fue mejor idea.

En copias 2D y 3D, “Guardianes de la Galaxia”, una suerte de genial desvío en lo que estamos acostumbrados ya a ver desde 2008 con Iron Man. Disfrútala y recuerda: siempre sé tu propio crítico.

Comentarios