Vienen las vacaciones de invierno y Disney sorprende con un particular estreno, una cinta de fantasía infantil-juvenil con un sabor conocido y un origen inusual: “El Inventor de Juegos”, inspirada en la novela argentina del mismo nombre, y creada en un esfuerzo de producción conjunto del país trasandino con Italia y Canadá, totalmente inédito para nuestra región. La revisamos, cortesía de Cinecolor Chile, y te la comentamos aquí, como siempre.

El Inventor de JuegosIván Dragó (David Mazouz, el niño de “Touch” y próximo Bruce Wayne en la serie “Gotham”), gana un concurso de inventores de juegos creado por la misteriosa Compañía de Juegos Profundos, liderada por el aún más misterioso Morodian (Joseph Fiennes, “Shakespeare Enamorado”). Como premio, recibe un extraño tatuaje con un símbolo que lo llevará a vivir una gran aventura. Suena a una próxima franquicia mundial intentando llenar el vacío dejado por Harry Potter, pero es en realidad el gran intento argentino de entrar a la Fantasía Juvenil. “El Inventor de Juegos” está inspirada en la novela del escritor trasandino Pablo De Santis, publicada en 2003, y está filmada íntegramente en territorio argentino. Para lograr dar ese gran salto hacia el público mundial, el director Juan Pablo Buscarini se valió de un holgado presupuesto y un elenco de categoría internacional. ¿El resultado? Suficiente, mayoritariamente. La historia de Iván resuena en nuestra cabeza gracias a las claves clásicas del género que reproduce: un héroe inocente e inconsciente de su herencia, padres forzosamente ausentes, un mensaje y un viaje hacia un mundo lejano para encontrarse con su destino. En este caso, la mágica ciudad de Zyl, la capital mundial de los Juegos, y el extravagante Colegio Possum. “El Inventor de Juego” no se queda atrás a la hora de construir las mágicas locaciones en que se desarrolla la historia. Con esfuerzo, si, pero suficiente éxito, consigue ponerse a la altura de una aventura de la pantalla grande como aquellas a las que estamos acostumbrados. El doblaje (la cinta fue grabada íntegramente en inglés, y luego doblada al español) también nos pone en terreno familiar, con ese tono y entonación que esperaríamos en cualquier película infantil de la cartelera. Es, lamentablemente, en el guión donde este loable intento encuentra sus principales fallas. Buscarini intenta enriquecer el hilo narrativo sencillo del libro (según he investigado, pues la novela no se encuentra disponible en Chile) adaptando las formulas derivadas del conocido “Viaje del Héroe”, pero a ratos se siente como si “El Inventor” de De Santis, con sus visitas a los arquetipos del género (el colegio mágico, la fabrica imposible, el pueblo irreal) no fuese lo suficientemente robusta como base para convertirse en la “próxima Harry Potter”. Su estructura está dividida en 3 notorios “episodios”, cada uno intentando ofrecer un nuevo escenario y aventuras, pero que, aún comprimidos, llevan a la cinta a durar más de dos horas, con varios pasajes bordeando en el sincero tedio y aburrimiento. Una historia demasiado larga y a la vez, demasiado simple, incluso para el público más pequeño. Sin personajes secundarios muy atractivos, con un misterio simple en la base y artificial, innecesaria y a la larga infructíferamente complicado, el experimento de “El Inventor de Juegos” es exitoso a nivel de escala y producción, pero languidece y flaquea en el departamento narrativo…. Ese donde sus hermanos mayores de Hollywood saben moverse tan bien.

Con copias en 2D y 3D, doblada al español, la argentina “El Inventor de Juegos” ya está en cartelera. Disfrútenla y recuerden el consejo de siempre: no importa lo que aquí lean, deben ver y oír… Ser sus propios críticos.

 

 

Comentarios