Sinopsis: A Martina le gusta salir, carretear, ir de fiesta y, también, tomar una copa de vez en cuando, hacer un par de salud para celebrar, abrir una botella de vino para el cumpleaños… Pero, según los mal hablados, la verdad es que le encanta emborracharse, embriagarse, copetearse, chambriarse, curarse y quedar como zapato. Y por eso, como ella misma dice: “Según manuales, soy alcohólica. Según yo, sociable, sedienta, acontecida y algo ardiente.”

Reseña: Martina es una mujer libre, loca y sobre todo borracha. Desde pequeña que fue experimentando en los distintos ámbitos que la llevaron a ser lo que es hoy. Desde que iba en el colegio que sabía defender lo suyo, tuvo algún momento de su vida en que no fue la más femenina del mundo pero supo arreglárselas y dar su primer beso con todo lo que pudo. Cuando iba en básica le pegó a una de sus compañeras porque le quería robar a su hombre, pero los castigos hacia ella fueron los que la cambiaron para siempre. La suspendieron y al volver la cambiaron de puesto, adelante, junto a la más matea, esto claramente lo usó a su favor y creó un pacto junto a su nueva compañera, la María. Según la Martina, la María era muy fea pero que ella la pudo ayudar y así, luego de años, siguen siendo amigas inseparables, cómplices para todo y la María ahora es muy bonita.

Ahora que ya crecieron andan de bar en bar para ver qué tanta suerte tienen en encontrar alguien que valga la pena, y si no lo vale tanto, igual no más.

Todas las experiencias que ha vivido la Martina, dieron vida a Relatos de una mujer borracha, una página de Facebook donde va contando poco a poco las cosas que le van pasando y todos los lectores nos matamos de la risa con cada publicación. Si aún no conocen la página, hagan click aquí8bb5b0d9-51a7-4c7e-b1fc-9a348a53bc60_phixr (1)

Desde hace mucho tiempo que yo sigo a esta página en Facebook, nunca imaginé que llegaría a ser un libro y mucho menos que sería tan bueno. Era necesario que alguien así apareciera en las redes sociales, alguien sin pelos en la lengua, que dijera todo lo que muchas pensamos de las relaciones casuales y los hombres. Que nos identificara a todas las locas de corazón.

El libro está dividido en varias partes, para explicarnos de que situación de su vida nos está hablando; la infancia, los romances, la familia son algunos de ellos. Estos últimos se dividen en varios otros capítulos cortos donde cada uno es una anécdota distinta. La forma en que nos narra es la misma en la que habla en su página, un lenguaje muy coloquial, con muchos chilenismos y que te hace sentir muy cercana.

Con más de alguna situación se sentirán identificadas porque si se es loca y enamoradiza desde chica, cuando grande la cosa no cambia mucho, sino que con el gustito que se tiene al alcohol todas las cosas se vuelven más intensas y con esto también, mucho más divertidas. Quizá más de alguna situación que le ha pasado con los hombres, les ha pasado a ustedes; el típico pololo que te cambia por la mina que se metió entre ustedes, alguna llamada por Skype que querían que saliera de lo más ardiente pero fue todo lo contrario o el peor de todos, el papá que quiere asesinarte porque te pilló con un chiquillo.

Al final del libro, Martina nos cuenta de donde nació Relatos de una mujer borracha, esa necesidad de desahogarse y compartir con otras mujeres borrachas todas las cosas que le iban pasando.

De la autora no sabemos mucho porque el anonimato lo ha querido mantener fuertemente, no hay fotos de ella ni indicios de quien podría ser. Esto igual es terrible porque esta mujer está siendo un hito entre cientos de mujeres y conocerla sería como conocer a una mujer inspiradora porque nos da fuerza para poder querernos con esos gustos raros y todo, con ese gustito por querer tomar hasta más no poder. En este mismo libro nos enseña que la “depresión posmaraca”, como le llama ella, es cosa de cada día, solo hay que disfrutar los momentos porque si te tinca un chiquillo, dale no más, que al final más sales ganando que perdiendo, con los sentimientos de culpa lidiarán después.

Así que ya saben ya, si son buenas pal’ traguito, les gusta salir a bailar y que les salga algo más (1313). No pueden dejar de leer este libro porque se darán cuenta que todo es mejor sintiéndose libre de hacer lo que ustedes quieran, nadie las puede controlar y mucho menos cambiar. A seguir disfrutando de las cosas ricas de la vida, de los muchachitos que aparecen en nuestro camino y de todo lo bueno que tengan. Para todas las mujeres borrachas, siéntanse orgullosas de lo que son y ¡salud!

“La mujer borracha no maneja nunca si sabe que va a tomar, eso es de alcohólicos, de hijos de políticos y de algunos futbolistas”

 

Le di 5 estrellas en Goodreads.

Comentarios