“…El vestuario, el buen maquillaje y el buen sexo te dan una confianza impagable. Una confianza con la que te puedes parar frente a la vida con todos tus defectos y vas a lograr todo lo que quieres en tu vida…Hablamos de una mujer completa que puede manejar tanto su vida como su imagen, viéndolas como un todo armonioso que la separa de la superficialidad y el mal gusto”

Me Visto, Me Maquillo, Me Desvisto

 

256520SINOPSIS: Nadie nace sabiendo qué meter dentro de su clóset, cómo usar el maquillaje a su favor y mucho menos qué le hará sentir mejor en la cama. Algunas desarrollan ese talento con los años y otras simplemente reprueban constantemente la materia.

Tres profesionales se unieron para compartir conocimientos que pueden provocar cambios en la vida de cualquier persona. Tres mujeres que han impartido más de cincuenta exitosos talleres y que saben de lo que están hablando. La asesora de imagen Fran Torres, la maquilladora Paloma Suzarte y la experta en sexualidad Japi Jane están listas para dar a conocer todos sus secretos en este libro.

Aquí aprenderás cómo sacar el mejor partido de tus características únicas e irrepetibles para encontrar tu sello personal y llevarlo a todas partes contigo. Cómo vestirte mejor, cómo embellecer tu rostro y cómo potenciar tu imaginario erótico.

RESEÑA: Cuando comencé a leer este libro lo hice más por curiosidad que por otra cosa, debo reconocer que hay una parte de mí que ama la moda, los programas como “No te lo Pongas” o “Cámbiame el Look” son parte de mi programación habitual de los miércoles (a veces no alcanzo a verlos debido a la entrega de premios de Canal Freak que son generalmente los miércoles) o de los sábados cuando lo repiten, creo que son mi momento de superficialidad dentro de una vida como la mía donde muy pocas cosas son superficiales, mi placer culpable, si se quiere poner de esa forma, por eso cuando elegí los libros para reseñar este mes, no lo pensé dos veces en escoger Me Visto, Me Maquillo, Me Desvisto, sobre todo sabiendo que una de las autoras era la reconocida Japi Jane.

Lo primero que me llamó la atención es que las autoras, que realizan también un taller homónimo en nuestro país, utilizan bastantes páginas de su libro, que en si tiene pocas páginas, para dejarnos bien en claro su curriculum y cómo adquirieron el conocimiento y el valor para dictar su taller y para decirnos qué, cómo y por qué.

Aunque el libro es entretenido de leer, lleno de anécdotas e historias, lo sentí más como un gran folleto para incentivar la asistencia al taller que como una guía. Sí, hay tips de cómo vestirse, maquillarse y cómo las chilenas podemos dejarnos sentir sin miedo al prejuicio en “la alcoba”, sin embargo, en mi humilde opinión, faltó un poco más de profundidad. Solo como ejemplo, si iban a hablar de los tipos de cuerpos para vestir y nos iban a decir que no son 6 como siempre intentan decirnos la gente que habla de moda, podrían, al menos, habernos contado cómo reconocer qué tipo de cuerpo tenemos.

De todas formas, creo que sí tienen la oportunidad de leerlo, háganlo, ya que hay capítulos que son muy importantes, sobre todo aquellos de autodescubrimiento, que es uno de las enseñanzas más versátiles de esta guía, de amor propio, algo que las mujeres tenemos bien poco, al menos físicamente hablando. En triste reconocer que cuando nos miramos al espejo solo vemos nuestros defectos, o los que nosotros creemos que lo son, sin mirar nuestras virtudes, sin reconocer que el cuerpo, el cabello y la apariencia que tenemos es fruto de nuestras decisiones en la vida, son parte de lo que somos y tenemos que querernos, dejando de añorar aquello que queremos ser, dejando de vestirnos y maquillarnos para ocultar lo que no nos gusta, sino para resaltar lo que sí nos gusta de nosotras mismas. Tan interesante como eso es también el análisis de cómo las mujeres chilenas vemos nuestra sexualidad, de cómo los prejuicios y el qué dirán han llegado a contaminar hasta nuestra propia intimidad y como la mayoría ni siquiera conoce su propio cuerpo.

Sí, hay una idea un poco de “barrio alto” de la vida dando vueltas en el libro, eso me molestó un poco, sin embargo, leer Me Visto, Me Maquillo, Me desvisto se hace rápido y es ameno y, aunque no cambió mi vida ni mi percepción de mi misma, me ayudó a mirarme con mucho más cariño, o al menos intentarlo, al espejo durante las mañanas y creo que comenzar el día con un pensamiento positivo es un regalo que toda mujer debería hacerse.

Entretenido.

Erika Moreno

Comentarios