Uno de los estrenos que ha tenido este mes, pero que no ha tenido mucho ruido ha sido 15: 17 Tren a París, dirigida por Clint Eastwood, y es digamos, normal. Porque han sido muchos los estrenos en este tiempo. Solo esta semana tuvimos “Pantera Negra” y “Llámame por tu nombre”. Pero aún así quiero poder hablar de esta película brevemente porque son muchas las curiosidades que se deben contar.
Primero, Clint Eastwood está llevando a la gran pantalla un hecho real, y es que hace ya tres años, específicamente en el 21 de agosto del 2015, fueron tres hombres que se convirtieron en héroes gracias a un valiente acto los convirtió en durante un viaje en tren a alta velocidad: el mundo vio en silencio atónito cómo los medios informaban sobre un ataque terrorista frustrado en el tren Thalys #9364 con destino a París, un ataque evitado por tres valientes jóvenes estadounidenses que viajaban por Europa. Los tres amigos: Alek Skarlatos, Anthony Sadler y Spencer Stone, son los nombres de los inesperados héroes que supieron evitar una tragedia.
Sabemos que el estilo de Clint Eastwood como director se caracteriza porque el gran núcleo de sus películas es: la moralidad. Ahora, ya ejerciendo de director lleva décadas buscando, reflexionando y desarrollando a fondo ese concepto y sus divergencias, que suelen incluir impresiones en torno al honor, la camaradería, la misericordia y la justicia.
Vimos su tan particular estilo con Million Dollar Baby, que se ganó 4 premios Óscar (mejor película, mejor actriz, mejor director y mejor actor de reparto) y planteó un debate acerca de la Eutanasia. Y eso es algo que debemos considerar, sabiendo que Clint Eastwood es más de ideas republicanas y por ende conservadoras, sin embargo, si se atreve a poner el tema en la mesa, pese a que sabe que en una sociedad como la estadounidense es altamente posible que no les agrade lo que él quiera decir.
Y es justamente eso también lo que lleva a observar entonces su nueva película bajo una nueva luz. En esta ocasión volvemos a una historia de compañerismo y heroísmo. Como mencioné, está basado en hechos reales, y esta vez la particularidad es que los tres héroes en aquel tren que en esa ocasión terminaron ganando la Legión de Honor del gobierno de Francia, son representados en el cine por… ellos mismos.
Una jugada que podría sonar extraña e incluso un desastre porque no son actores profesionales, pero es una propuesta interesante, pensemos que hay muchos actores que no tienen formación profesional en teatro y son efectivamente buenos como George Clooney, Brad Pitt, Idris Elba o Helena Bonham Carter, y por otro lado ¿Quién mejor que representarse de algo que uno vivió que uno mismo? Además, para Skarlatos, Sadler y Stone habían mencionado que eran fans de Eastwood. En algunas entrevistas declararon: “desde que éramos niños viendo High Plains Drifter y Hang’em High. Fue increíble tener al Sr. Eastwood como director”.


Por supuesto también ha traído ciertas controversias, y es que se le ha cuestionado a Eastwood de que con esta película busca “endiosar” al militar en tierras extranjeras, Eastwood no buscaba necesariamente eso, sino también mostrar las problemáticas de aquellos que regresaban de un conflicto armado: vienen con estrés post traumático, con cierto nivel de dependencia a la guerra y el prospecto de vida de los veteranos de guerra. Así que Eastwood con esto no busca tanto enaltecer a los héroes sino más bien mostrar la vida de 3 amigos que en un momento determinado tuvieron que tomar una decisión en torno a lo que era mejor.
El mismo director reflexiona acerca de esto: “Este fue un evento reverenciado en Francia y América, y llegó en un momento en que nos preguntábamos cómo reaccionaríamos ante la adversidad”, dice Eastwood. “Lo que estos chicos hicieron fue mostrar que el hombre común no sólo puede tener grandes instintos, sino también actuar sobre ellos. Claro, estaban preparados porque tenían entrenamiento militar y médico, pero no estaban en el campo de batalla, no estaban preparados para esto. Ellos vieron algo suceder y se lanzaron, uno, dos, tres, y salvaron muchas vidas de esa manera. Si ellos pudieron hacerlo, nosotros también.”
En el fondo de acuerdo a Clint Eastwood, todos podemos ser un héroe. Es solo cosa de creer que somos capaces de serlo.

Comentarios